viernes, 24 de octubre de 2008

Crónica del Festival Vía de la Plata: Iron Maiden, Slayer, Barón Rojo...

El 11 de julio, CapitánCuernos y yo partimos hacia tierras extremeñas para asistir a uno de los mejores festivales heavy que se han celebrado este año en España, el Vía de la Plata. Con un cartel impresionante que abarcaba desde Slayer a Barón Rojo pasando por Iron Maiden o Iced Earth, entradas gratis y relativamente cerca de casa, no podíamos perdernos este acontecimiento.

CapitánCuernos: Imaginad mi cara cuando me llama Legoland y me dice "pilla el coche que nos vamos a Mérida a ver a los Maiden de gratis"...



Cuando llegamos, aquello ya olía a heavy desde lejos. El sitio estaba a las afueras de Mérida, muy a las afueras, concretamente en medio del puto campo, y se sabía dónde era por las oleadas de gente vestida de negro peregrinando hacia una buena dosis de música. Ciertamente, lo que más me decepcionó de todo fue el sitio, que hablando claramente se puede decir que es lo más parecido al puto infierno que encontraréis.

Un sitio descubierto, sin nada que hiciera sombra, en mitad del campo extremeño en pleno junio y sin una puta fuente para beber agua en un kilómetro a la redonda (y lo que había después de ese kilómetro es una venta en un polígono industrial, no una fuente)... No sé si os podéis hacer una idea de hasta qué punto pasamos calor y nos deshidratamos. Había gente que se desmayaba, yo personalmente me achicharré (aún no me había puesto morenito!)... En fin, os hacéis a la idea.

CapitánCuernos: Yo terminé con una preciosa marca en la cara por llevar las gafas de sol todo el tiempo. La suerte fue que no nos diera ninguna insolación.

Pero vamos a ver qué tal los grupos, que es a eso a lo que fuimos. Os cuento por orden cada uno de los conciertos. Espero que a nadie le interese demasiado nuestra opinión de Rose Tatoo, porque lo que tengo que contar sobre ellos no es demasiado interesante.



El festival abrió con RA, un grupo que, siendo sinceros, ni siquiera me sonaba. A modo de teloneros, dieron bastante caña en el escenario y rápidamente conectaron con un público ansioso de que todo aquello empezara. Serían las 14:30 más o menos, y aunque el calor ya apretaba, los que ya estaban allí no dudaron en juntarse y empezar a botar y a gritar. El vocalista tenía una voz un poco de aquella manera, pero sabía conectar muy bien. Me gustaron mucho, la verdad es que rara vez he visto un "primer grupo" que me sorprenda de esta manera.

CapitánCuernos: Recuerdo que me reí mucho cuando el vocalista de RA paró un momento para hablar con el público. Dijo una cosa tal que así: "Are you waiting for Iron Maiden? Me too". En fin.



Lauren Harris salió más por enarbolar su célebre apellido (es la hija de Steve Harris, bajista y leyenda de los Iron Maiden) que para hacer nada digno de él. Lo cierto es que no me gustó como vocalista, y la música del grupo en general estaba bien pero no era nada del otro mundo. RA sin ir más lejos, me habría gustado más...



...si no fuera por Richie Faulkner. Con su larga melena rubia, su sonrisa permanente y una Gibson SG blanca, este hombre me hizo algunas de las cosas más acojonantes que vi ese día. Cierto es que los guitarristas de los Maiden, en especial Janick, son unos putos genios, pero mucho me temo que en cuanto a impresionarme, este tío se llevó la palma. Tuvo que venir Steve Morse en septiembre para quitarme aquella sensación de "joder, quiero un hijo de ese tío".



El cabrón tocó unos solos que te dejaban temblando, se ponía la guitarra en la espalda, corría, hablaba y bromeaba con el público... Lo siento por Lauren, pero lo cierto es que aunque su nombre estuviera en grande tras el escenario, fue este tío quien se nos llevó de calle completamente. La sensación era, completamente, de estar allí para verle a él. Genial. Me encantó. A esas alturas de festival, yo ya estaba con una sonrisa de oreja a oreja pensando "coño, si éste es sólo el segundo grupo, ésto va a ser mítico". Y lo fue.

CapitánCuernos: La verdad es que el guitarra de Lauren era un puto genio. Tenía mucho más carisma que la vocalista, pero que de aquí a Lima.

Después le tocaba el turno a Rose Tatoo, pero sintiéndolo mucho por ellos, tocaban a las cuatro y pico. El calor era un enemigo duro de combatir, y encima no habíamos comido bien, así que durante este concierto nos fuimos a la venta esa que había relativamente cerca a tomar algo y descansar un poco las piernas. Rose Tatoo, os debo una.



Avenged Sevenfold no son santos de mi devoción. La verdad es que estos grupos que se basan en ver hasta qué punto pueden asalvajarse a mí no me convence del todo, que me gusta más lo melódico, y me consta que al CapitánCuernos también. Así que nos fuimos a un sitio que había retirado, el lateral del escenario. Desde allí la calidad del sonido no era todo lo bueno que se desearía, pero se estaba sentado en el césped y a la sombrita, y eso es todo lo que una persona a esas horas del día en esa época del año en esa región de España puede desear. Bueno, eso y una cerveza. Pero de las cervezas ya se encargarían los colegas de Cáceres unas horas más tarde.



En fin, el caso es que Avenged Sevenfold tuvo un concierto bastante interesante para sus fans. La gente gritaba y saltaba como poseídos. A la gente le gustó mucho, y además tuvieron la suerte de que justo ahí empezaba a subir la curva y empezaban a llegar los platos fuertes, así que el número de gente por minuto era exponencial, poco a poco se empezó a llenar a base de bien.

Iced Earth es uno de los que yo esperaba fervientemente, pero me llevé la decepción del día. Con una calidad de sonido aberrante, mal ecualizado, poca ninguna conexión con el público... me tomé un par de cervezas y me fui a un camión que había con una manguera y me puse de agua que para qué os voy a contar. Me salía agua hasta de las arterias. Y claro, cuando uno va en bambas de lona esto es criminal. Así que acabamos lléndonos del festival aprovechando que Iced Earth no estaba a la altura de lo que esperábamos, para ir al coche a tender los botines y los calcetines a ver si se secaban. Sí, lo se.

Estando allí en el coche del CapitánCuernos charlando y esperando a que se secara, de repente sonó algo... cercano. Unas guitarras arañaban la realidad y la percusión nos hacía temblar. Miramos a nuestro alrededor en busca de algún coche tuneado especialmente potente, pero no veíamos nada.

Entonces nos miramos.

Slayer había empezado.

Y a un puto kilómetro de distancia, ya sonaba tan potente como si los tuvieras en frente.



Me puse los botines y fuimos rápidamente para allá. La potencia que tenían esos altavoces era tan bestia que en la entrada al festival caminábamos inclinados hacia delante, como tratando de luchar contra un vendaval, salvo que no era viento sino ondas de sonido cargadas del mejor trash que se ha hecho desde los primeros tiempos de Metallica. Y allí estaba el calvo cabrón haciendo de las suyas, cientos de personas absolutamente entregadas a saltar y gritar, y un montón de altavoces apilados a la espalda del grupo, generando todos aquellos vatios de sonido. En una palabra, impresionante. Tuvieron un concierto largo y bastante bueno, aunque por supuesto Slayer es un grupo muy suyo, y no a todo el mundo le gusta, no es tan accesible como puede ser por ejemplo el anterior mencionado, Metallica, que tiene un repertorio más versátil. En fin, a mí me gustó bastante, y era uno de los tres grandísimos que íbamos a ver esa noche.

Cuando se retiró Slayer, el público se multiplicó por tres o cuatro. No sé de dónde salía tanta gente, no sé si simplemente estaban esperando el momento o realmente habían estado allí. El festival se convirtió en una enorme marea humana tratando de encontrar su sitio para lo que se acercaba. Como alguien dijo, los Iron Maiden no son sólo un grupo de música, es una religión. Era la segunda vez que yo los veía en concierto -primera y desvirgue para el CapitánCuernos-, pero allí lo normal entre la gente con la que hablamos era cinco o seis veces, más en algunos casos especialmente obsesivos.

A nuestro lado había unos tipos que no sé muy bien si iban hasta los ojos de alcohol o simplemente eran así de buena gente. Uno de ellos se dio la vuelta y me dice "¡oye tú! ¡no tienes cerveza en la mano!". Le dije que no, que había demasiada gente para salir al bar ahora, y coge el tío se da la vuelta y me pone una maceta entera en las manos. "¡Eso no puede ser, bebe bebe!". Al principio la rechacé, con la boca chica debo admitir, pero en cuanto me la volvió a ofrecer empecé a darle caña. Cuando ya casi me la había terminado, teniendo una interesante charla sobre música con el tipo -de Cáceres- apareció el que creo que era su cuñado, que me dijo "¡eh, tú! ¡se te está acabando la cerveza!" y me la cambió por otra llena. La espera para que empezara transcurrió de una forma bastante amena charlando entre los que íbamos (nuestro colega Felipe y sus amigos, y estos de Cáceres) y bebiendo cerveza, hasta que por fin empezó en las pantallas un video que nos enseñaba cómo los Maiden llegaban en el Ed Force One (el avión de la banda, pilotado por el vocalista Bruce Dickinson) y se dirigían al festival. Inmediatamente empezaron a sonar los primeros acordes, se destapó el escenario (más del doble de grande que los de los demás grupos, adornado con todo tipo de cosas, y por supuesto, con los Iron Maiden allí), y empezó aquello por lo que habíamos viajado a Extremadura.

CapitánCuernos: Para ser exactos, el primer material sonoro que se oyó de los Maiden fue un estracto de un discurso de Winston Churchill al pueblo inglés. Los Maiden es que son así de suyos, pero la verdad es que quedaba de puta madre. Uno entra en el concierto ya predispuesto a la batalla.



Decir que el concierto de los Maiden fue perfecto sería tautológico. El repertorio fue acojonante, pasando uno por uno a través de todos los temas clásicos (no recuerdo echar en falta ninguno, quizá Flight of Icarus, y no puedo poner la mano en el fuego de que no la tocasen porque ya hace tiempo, pero diría que no), e incluso tocando algunos que nadie esperaba, como aquella increíble Rime of the Ancient Mariner enterita, que no tocaban desde dios sabe cuándo, en la que Dickinson se vistió de marinero y todo. En la parte instrumental lenta que hay en el medio del tema, descubrimos que las barras del techo que tenían los focos de iluminación eran en realidad móviles independientes, que empezaron a oscilar hacia los lados con los crujidos de un barco... no se muy bien como describir aquello, pero os aseguro que la sensación era enteramente la de estar dentro de un barco fantasma.



Tuvo momentos acojonantes, con muñecos (sacaron varias veces a Eddie, distintos cada vez) de varios metros de altura andando por el escenario o saliendo de la pirámide en Powerslave. Incluso tocaron Fear of the Dark, que aunque es una de las más famosas del grupo nadie esperaba oírla por ser de un disco posterior (supuestamente ésta gira es de unos años en concreto sus años dorados, en los que está basado el recopilatorio Somewhere back in time).

CapitánCuernos: Yo me quedo con cuando tocaron The Tropper, con Bruce vestido con una casaca roja inglesa del siglo XIX (creo) y corriendo por el escenario con la bandera del Reino Unido.



Fue alucinante. Siempre lo es. Estos malditos Maiden, siempre saben cómo dar un concierto perfecto. Nunca he visto en directo un grupo que sea capaz de dar más espectáculo que ellos. Y en mitad de ese concierto, entre el mar de cuernos y los saltos, mientras los solos de guitarra me inundaban, miré a mi alrededor y pensé que ya valía la pena todo, absolutamente todo, por ese momento.



Después de ellos, en una elección de grupo final que empezó algo polémica pero que luego se tornó bastante acertada, tocó Barón Rojo, una de las más grandes leyendas de éste tipo de música dentro de nuestras fronteras. Yo creía que no conocía nada de ellos, pero durante el concierto resultó que sí que conocía algunos temas sin saber que eran suyos. Lástima que la ecualización no fue todo lo buena que debiera, y al vocalista no se le oía apenas. Ésto provocó que un poquito antes del final quisiéramos irnos para evitar atascos.

CapitánCuernos: Para mí fue una pena, ya que sí que era una de las cosas esperadas de la noche. Tocaron Cuerdas de Acero de puta madre, pero la ecualización impidió que las voces se escucharan bien. Lo que no les perdono es que no tocaran Siempre Estas Allí, una canción que hubiera sido perfecta para cerrar una noche perfecta.



Sin embargo, saliendo del festival, sonó el riff de Smoke on the Water. Nos miramos con cara extraña y volvimos... Barón Rojo hizo un medley a modo de despedida, en el que se entendió perfectamente por qué los pusieron los últimos. Al ser de aquí, pudieron hablar con el público y dar las gracias por asistir al festival y aguantar hasta el final, mientras tocaban trocitos de temas famosísimos, como el mencionado Smoke on the Water de los Deep Purple (que supuestamente deberían haber estado escuchando Darthcom y Esparteño en Zaragoza en ese momento -pero esa es otra historia-) o Highway to Hell de los AC/DC.

En fin. El festival fue bastante bueno, nos dió momentos que no se me van a olvidar fácilmente y en general disfrutamos del mejor heavy. Afortunadamente las cosillas malas que hubo no eclipsaron en absoluto el ambiente general que fue acojonante. La gente era de puta madre y obviando el calor, todo fue perfecto. A ver a quién traen el año que viene, es muy posible que vuelvan a contar con la presencia de YoFriki.

CapitánCuernos: Sobretodo si nos vuelve a salir gratis.



PD: El Festival Vía de la Plata fue el 11 de julio. Os debía la crónica desde entonces, y me he retrasado muchísimo. No tengo excusa, pero aún así os presento mis disculpas.

PD-2: Fijaos en nuestros brazos, achicharrados por el sol.

3 comentarios:

Esparteño dijo...

Ahora solo falta que algún fundador escriba el del no-concierto de deep purple..

Legoland dijo...

Creo haber oído nosequé de que debido a la climatología se cancela el artículo...

La Chika dijo...

Pedazo de crónica, niños :)

REDACTORES EN POS DE UN MUNDO MEJOR

CapitánCuernos

CapitánCuernos
All Your Base Are Belong To Us

Darthcom

Darthcom
Su carencia de F.E. resulta molesta

De Crou

De Crou
Crear mundos, darles vida y ser inmortal a través de ellos, parece buen plan, ¿no?

Gaspasho

Gaspasho
La verdad está ahí fuera

Gengis Cohen

Gengis Cohen
TOURIST, RINCEWIND DECIDED, MEANT "IDIOT"

Legoland

Legoland
Aquí es donde nosotros resistiremos y ellos se frikarán.

Luis Gump

Luis Gump
Saludos desde Monterrey cuates

Max

Max
Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor.

Neilla

Neilla
Fuerza a través de la unidad, unidad a través del F.E.

Toreador a Combate

Toreador a Combate
Hard to be a TAC

Kirthash

Kirthash
I've got a PhD in horribleness